Electroterapia

Indicaciones:

Tratamiento de la celulitis en general y de su característica más significativa: la “piel de naranja”.Se pretende una reducción del volumen local (por liberación del contenido de las células grasas, producción local de ciertas hormonas que intervienen en la combustión de las grasas y reducción del edema intercelular), una mejoría de la microcirculación local y una tonificación de las estructuras de soporte cutáneo.

Asimismo la electroterapia se utiliza para estimulación muscular (gimnasia pasiva), para depilación eléctrica y en el tratamiento del envejecimiento facial.

Método:

Existen infinidad de equipos y procedimientos de electroterapia, en los que se utilizan varios tipos de ondas y corrientes, con características físicas diversas, todas ellas de baja intensidad; se aplican también de muy diferentes maneras: con bandas que se colocan alrededor de una determinada región corporal (muslos, piernas, abdomen, …), con placas que se aplican en zonas muy concretas, con cabezales que se movilizan sobre la piel, con agujas (similares a las de acupuntura) que se implantan en los tejidos afectados, con electrodos en forma de pinza para coger el pelo o de aguja que se introduce en el folículo piloso, etc.

En ocasiones, se utilizan simultáneamente productos de aplicación tópica, que simplemente mejoran la transmisión, o contienen fármacos con actividad en el proceso que se está tratando, resultando vehiculizados al interior de los tejidos por la onda o corriente empleada.

Los procedimientos de electroterapia más conocidos son:

  • Por corrientes (electroterapia propiamente dicha)
    – Iontoforésis : penetración de productos ionizables
    – Hidroelectroforésis : penetración de productos hidrosolubles (“mesoterapia sin aguja”)
    – Electroporación : transporte transdérmico de productos
    – Electrolisis : depilación eléctrica y tratamiento de arrugas (ridolisis)
    – Gimnasia pasiva : tonificación muscular
    – Interferenciales : tonificación muscular
    – Electrolipolisis o celulolipolisis : tratamiento de la celulitis y la adiposidad localizada
    – Alta frecuencia : antiséptico y descongestivo; tratamiento del acné
    – Termoterapia : depilación eléctrica y termoterapia profunda
    – Radiofrecuencia : reafirmación tisular
  • Por radiaciones (electroterapia indirecta)
    – Ultravioletas : bronceado cosmético o tratamiento de patologías (psoriasis, vitíligo,…)
    – Infrarrojos : tratamiento de la adiposidad localizada
    – Luz visible : algunos tipos de láser
  • Por efectos mecánicos (electroterapia indirecta)
    – Ultrasonidos : tratamiento de la celulitis
    – Presoterapia : tratamiento de la insuficiencia venosa y los edemas de extremidades
    – Amasamiento tisular mecanizado : tratamiento de la celulitis y la flaccidez cutánea

Tratamiento:

En la mayoría de las ocasiones, los tratamientos en electroterapia se realizan en forma de sesiones. Según el procedimiento y el protocolo empleado, el número de sesiones que configuran un tratamiento completo es variable; la frecuencia más habitual es la semanal.

Es frecuente asociar diferentes tipos de electroterapia en la misma sesión o en sesiones sucesivas; y complementarla con otros tratamientos, como la mesoterapia.

Asimismo es frecuente completar la sesión con quiromasaje o drenaje linfático manual, que favorece la eliminación de los detritus producidos.

En todos los casos es recomendable la programación de sesiones de mantenimiento.

Duración del tratamiento:

Es variable en función del procedimiento empleado, y de la asociación de otros tratamientos.

Por término medio, una sesión dura entre 30 y 90 minutos.

Inconvenientes:

Las molestias son mínimas. Si hubieran de producirse, por las propias características del procedimiento o las zonas a tratar (depilación eléctrica), puede emplearse anestesia local o tópica.

En el caso de la electrolipolisis, la implantación de las agujas, por su calibre y por su colocación en tejido graso, es prácticamente indolora. Puede producirse algún pequeño hematoma.

Las corrientes que se utilizan son siempre de baja intensidad y perfectamente toleradas por el paciente; en determinados procedimientos, es el propio paciente quien regula el paso de corriente, ajustándolo a la máxima intensidad soportable pero confortable.

Comentario:

La electroterapia no representa, en ningún caso, un tratamiento definitivo.

Más que en otros tratamientos, existe una respuesta y una eficacia diferente en cada paciente.

En celulitis difusas, los resultados son muy buenos, sobre todo en la corrección del volumen y el aspecto de la piel.

Es mucho más eficaz en asociación con programas dietéticos, tonificación muscular (ejercicio físico: natación, gimnasia de mantenimiento, …) y otros tratamientos locales (mesoterapia).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario