Adelgazar mientras dormimos

¿Se puede adelgazar mientras dormimos?

El insomnio se asocia con un aumento del perímetro de la cintura de 6,7 centímetros en los hombres y de 5,4 en las mujeres.


01. El peso de las hormonas

La población descansaba unas nueve horas en 1960; hoy, seis. El problema es que la carencia de sueño está relacionada con el aumento de peso, según varios estudios, entre ellos una revisión en 2008 de 30 trabajos de la Universidad de Warwick (Reino Unido). «Los niños que más duermen durante los primeros 11 años tienen menor riesgo de engordar. Además, en un experimento realizado a 68.183 mujeres adultas, aquellas que pernoctaban cinco horas o menos ganaron 4,3 kilos más que las que dormían siete», afirma Albert Lecube, coordinador de Obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición. El insomnio se asocia con un aumento del perímetro de la cintura de 6,7 centímetros en los hombres y de 5,4 en las mujeres. La leptina, que inhibe la sensación de hambre, y la grelina, que la estimula, son dos hormonas que se modifican de noche. Cuanto menos se duerme, más disminuye la primera y más aumenta la segunda.

02. A la rica proteína

La dieta de la noche (The Overnight Diet), creada por Caroline Apovian, directora de Nutrición del Centro Médico Boston, arrasa en EE UU. Este método, que ya ha aterrizado en España, se basa en la descomposición de los nutrientes y en el funcionamiento de la insulina, una hormona capaz de regular el almacenamiento de grasa. Su teoría: cuanto más azúcar tenga una comida, más se intensifica esta hormona y más se engorda. Esta dieta no mezcla hidratos de carbono con proteínas, porque juntos aumentan los niveles insulínicos. El pescado, la carne o los huevos se reservan para la cena, menos un día a la semana en el que se consumen batidos proteínicos. «Al descansar, el organismo gasta las reservas de glucosa y de grasa», razona Paula Rosso, nutricionista de M+C. En la cena, están prohibidos azúcares y harinas. «El organismo los transforma en grasa mientras se duerme», dice Rosso. Al no tener reserva de carbohidratos al llegar a la cama, el metabolismo tira de grasas.

03. Cosmética de turno de noche

Existe la creencia de que aplicarse cremas anticelulíticas de noche es más efectivo que de día. ¿Mito o realidad? «No hay evidencia científica, pero es lógico pensar que estar en reposo aumenta la acción de los anticelulíticos», responde Lola Bou, miembro de la Academia Española de Dermatología. Mientras pernoctamos, el flujo sanguíneo disminuye y esto hace que los ingredientes de los productos penetren mejor. Además, la posición horizontal favorece la eliminación de líquidos y de residuos, lo que oxigena los tejidos y evita problemas de circulación y la piel de naranja. Un consejo: masajear bien la zona a tratar con la crema.

04. Acelerar el metabolismo

Debemos aumentar el metabolismo con el deporte. Después de ir al gimnasio, el organismo sigue quemando grasas y consumiendo calorías, incluso en reposo. «La clave está en realizar ejercicios de fuerza, como coger pesas,y combinarlos con actividades de alta intensidad, como correr»,sugiere Jordi Notario, de Gimnasios Dir. También es importante reducir las calorías que se consumen para no generar reservas de grasa.

Silvia Capafons
Fuente: El Pais 
Foto: photl.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario