Mamoplastia de reducción y mastopexia

Indicaciones:

Reducción del tamaño de los senos y recolocación de los senos descolgados.

Método:

La mamoplastia reductiva consiste en la eliminación cuantificada de tejido graso y/o glandular de las mamas, para lograr una reducción de su volumen.

Si existe ptosis mamaria, en la misma intervención, se realiza una mastopexia que significa la reubicación y anclaje del tejido mamario descolgado, la recolocación de la areola y el pezón a la altura procedente, y la exéresis programada del excedente cutáneo por la parte inferior de las mamas. En función de las características personales del paciente y, sobre todo, del volumen a reducir, la intervención se puede realizar con anestesia local y analgesia-sedación, o con anestesia general.

En la mastopexia simplificada se realiza una simple recolocación de todas las estructuras mamarias relajadas (tejido glandular, piel y complejo areola-pezón); pudiendo incluso, a solicitud de la paciente, realizar una mamoplastia aumentativa, con inclusión de prótesis, en la misma intervención. En ambos casos, puede realizarse con anestesia local y sedación, o con anestesia general.

Tras la intervención se coloca un vendaje compresivo. Si se practicó bajo simple anestesia local, la paciente regresa inmediatamente a su domicilio; si se practicó bajo anestesia general, permanece ingresada 12-24 horas.

A las 24-48 horas se retira el vendaje. A partir de ese momento la paciente puede ducharse.

A los diez días se retiran los puntos quirúrgicos.

Habitualmente, se recomienda la utilización de un sujetador elástico, día y noche, durante 30 días.

Duración del tratamiento:

Entre dos y cuatro horas.

Inconvenientes:

Tras la cirugía aparerecen equímosis y hematomas.

Las complicaciones postoperatorias graves son infrecuentes: grandes hematomas, infecciones, dehiscencia de las heridas, …

La paciente se reincorpora a sus actividades habituales en 8-10 días, con la única precaución de no realizar esfuerzos con el tronco y los brazos. No podrá realizar actividades deportivas por un periodo mínimo de treinta días.

Durante un tiempo más o menos prolongado pueden existir cambios en la sensibilidad del complejo areola-pezón, una hipersensibilidad en toda la mama y una consistencia más dura en alguna de sus regiones.

La mamoplastia de reducción y la mastopexia dejan cicatrices permanentes. La mayoría están situadas en líneas y pliegues naturales (límite de la areola, surco inframamario,…); con el tiempo, salvo complicaciones (cicatrices hipertróficas, queloides o pigmentaciones), que serían tratadas oportunamente, resultan poco apreciables.

Comentario:

A pesar de las cicatrices, el resultado estético de una mamoplastia de reducción y/o una mastopexia es altamente satisfactorio y reconfortante.

El inestetismo que puede suponer un exagerado volumen mamario es fuente de graves y trascendentales complejos a cualquier edad, pero particularmente en la adolescencia, con significativas repercusiones psicológicas.

Pero es que, amén del inestetismo un exagerado volumen mamario puede provocar transtornos funcionales respiratorios, y posturales a nivel de la columna vertebral, con dolor y deformidad de la espalda.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.