Fotodepilación

Indicaciones:

Depilación rápida y duradera, mediante el empleo del láser y otros tipos de energía lumínica intensa.

Método:

Consiste en la aplicación de ese tipo de energía lumínica, en la superficie cutánea, específicamente sobre las zonas que se quieren depilar.

Simplificando las cosas, el láser es una luz muy potente, que debe ser capaz de atravesar la superficie cutánea sin dañarla, para destruir selectivamente, a nivel del bulbo piloso, las células que dan origen al pelo. Ello es posible porque en esa zona existe gran cantidad de melanina (el pigmento de la piel) y el láser es particularmente absorbido por ella, transformando su energía en calor; se alcanzan, puntualmente y en tiempos muy cortos, temperaturas en torno a los 70-80º, responsables de la destrucción celular.

Tratamiento:

La forma de realizar el tratamiento varía según los diferentes equipos existentes en el mercado: IPL (luz pulsada intensa), láser de Rubí, láser de Neodimio-YAG, láser de Alejandrita, etc.

En algunos casos será preciso utilizar simple anestesia tópica en crema.

El láser se aplica directamente sobre la piel, en algunos casos mediante la interposición de un gel de contacto.

No existe ningún tipo de lesión de la superficie cutánea. No hay vendaje y el paciente se reincorpora inmediatamente a sus actividades sociolaborales.

Habitualmente, dependiendo de la zona a tratar, son necesarias varias sesiones de tratamiento, espaciadas varias semanas entre si.

Duración del tratamiento:

La duración de cada sesión de tratamiento depende de la extensión de la zona a tratar y de las características técnicas del equipo de láser utilizado.

Inconvenientes:

Existen muchos condicionantes que determinan variabilidad en los resultados, fundamentalmente el grosor del pelo en cada región corporal, su color y el de la piel circundante, y su fase de crecimiento en el momento del tratamiento.

Las diferencias de grosor implican la necesidad de adecuar la cantidad de energía suministrada en cada “disparo-láser”.

Está claro que, por lo explicado anteriormente en razón de la absorción de la energía, la situación ideal es la de un pelo muy oscuro en una piel muy clara; pero hay pelos muy claros y/o pieles muy oscuras.

Finalmente, se sabe que el láser actúa muy bien en la fase anágena (crecimiento activo) del desarrollo piloso, mientras que los bulbos situados en fase catágena o telógena (mantenimiento y muerte) serán muy poco afectados por la radiación; ésta es la principal justificación de la necesidad de varias sesiones.

Comentario:

La fotodepilación es un sistema de depilación rápido, seguro, cómodo, indoloro y duradero.

Hay que admitir que en la mayoría de ocasiones requiere varias sesiones de tratamiento, y que los resultados no son definitivos; a pesar de sus inconvenientes (lentitud, dolor, incomodidad, reacciones inflamatorias, etc.), resulta mucho más definitiva la depilación eléctrica, aunque bien es cierto que ésta puede producir microcicatrices que determinen un deterioro de la piel y envejecimiento prematuro de la misma.

Finalmente, hay que aceptar los costes del tratamiento, que se justifican en razón del elevado coste de los equipos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario