Las cremas de protección solar resistentes al agua no existen

Experta recuerda que las cremas de protección solar resistentes al agua no existen

Las cremas de protección solar resistentes al agua no existen, recuerda la jefa de la Unidad de Dermatología Médico Estética del Hospital USP San Camilo de Madrid, la doctora Elisa Pinto, quien señala que la Agencia del Medicamento de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha prohibido que las marcas hagan alusión a esta característica en sus productos, a diferencia de lo que ocurre en España.

Pinto ha realizado estas declaraciones a Europa Press con el objetivo de advertir sobre los efectos dañinos que produce el sol y, más, en esta época del año. Para ello, recuerda que las cremas solares con factor 30 son las ideales para resguardar la piel ya que, “por encima, no aportan apenas beneficios en cuanto a protección ultravioleta”.

Tras aplicar este tópico, esta experta recuerda que hay que volver a extender la crema por el cuerpo dos horas después. Además, al igual que este tipo de protectores no son resistentes al agua, tampoco lo son al sudor, puesto que esta crema “desaparece o se atenúa”.

Pinto apunta también a otras manera de conseguir el bronceado perfecto a través, por ejemplo, de la ingesta de carotenoides, como la zanahoria, o de alimentos ricos en vitamina A, como los tomates o las fresas, que hacen que “la melanina se libere de una manera más rápida y evita alergias y manchas solares”.

Asimismo, esta experta recuerda que el sol está presente no solo en la playa sino también en la ciudad “a las 10 de la mañana” y, por ello, apuesta por la aplicación de la crema, incluso para conducir. La jefa de la Unidad de Dermatología Médico Estética del Hospital USP San Camilo de Madrid también recuerda la necesidad de ingerir “muchísima agua” por el riesgo de deshidratación.

Por otro lado, en relación a los efectos negativos de realizarse un ‘peeling’ durante esta época del año, Pinto desmiente estas “falacias” y, si bien reconoce que este tratamiento provoca enrojecimientos y no permite una exposición solar inmediata, explica que, pasadas 24 horas, la persona puede volver a tomar el sol.

En concreto, el ‘peeling’ químico es una técnica que consiste en aplicar diferentes sustancias sobre la piel para eliminar las capas externas –epidermis y dermis– que están dañadas. El resultado es la mejora de la pigmentación desigual y la eliminación de acné y manchas.

“Los resultados se aprecian desde el primer tratamiento y la piel se mostrará este verano con un brillo saludable, con una mejora en el color y con un efecto de haber suavizado las arrugas finas”, añade.

Por otra parte, esta experta considera que la exfoliación es una manera de mantener la piel en buen estado y, por ello, recomienda utilizar un gel de este tipo de manera semanal. No obstante, alerta de que “estos exfoliantes son muy accesibles al público”, por lo que manifiesta su preocupación de que se abuse “diariamente” de este producto.

Otra de su recomendación es que las “zonas corporales más ásperas y rugosas”, como los codos y las rodillas, no se olviden de hidratar todas las noches con el fin de tenerlas “perfectas”. “La piel necesita una preparación especial para afrontar el verano y las claves se hallan en la exfoliación, la hidratación y el bronceado saludable”, resume.

Asimismo, alerta de que el sol, el tabaco y el alcohol influyen en el envejecimiento cutáneo. “Si la cuidamos envejece más despacio”, añade. Las manchas o los lunares, a parte de aparecer por un marcado componente genético, se manifiestan tras una acumulación solar de varios años.

En este sentido, esta experta asegura que, cada vez, hay “un mayor concepto estético en el que las manchas están relacionadas con la edad”, por lo que eliminarlas da “la sensación de rejuvenecimiento cutáneo”.

Tratamientos más complejos

Esta experta da cuenta además de otros tratamientos, como la inyección de la toxina botulínica, una proteína natural purificada que relaja los músculos y permite, así, eliminar las arrugas de expresión. También, la hidroxiapatita cálcica, que añade firmeza al rostro y mejora el aspecto facial de modo inmediato al aportar volúmenes en áreas faciales con arrugas.

Por su parte, los factores de crecimiento, obtenidos de la sangre del propio paciente, tienen la capacidad de estimular la regeneración de los tejidos cutáneos de la piel de cara y escote en la que se realiza la infiltración. De este modo, tras el transcurso de unas semanas, mejora la densidad y firmeza cutánea y se reducen las arrugas finas.

Por último, la radiofrecuencia supone una técnica no agresiva que persigue la recuperación de la firmeza cutánea mediante un calentamiento que afecta a la piel y tejido graso subcutáneo.

Fuente: EUROPA PRESS

Foto: Photoxpress

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.