medicina-estetica-cirugia-murcia

Tratamientos de Medicina Estética y Cirugía Cosmética


Dietética

Indicaciones:

La dietética representa uno de los pilares básicos en el tratamiento de la obesidad.

La obesidad es un grave problema de salud pública, que está adquiriendo tintes epidémicos en las sociedades desarrolladas, y que representa uno de los grandes retos médicos para el próximo siglo.

A nivel internacional, se acepta que el IMC (Indice de Masa Corporal o Indice de Quetelet) representa la forma más simple de evaluar la situación ponderal de un sujeto.

Siendo IMC = Peso en Kg / Talla en mts2; es decir que si un sujeto pesa 80 Kgrs y mide 1’65 mts, su IMC es 80 / 1’65×1’65 = 29’5. El rango de normalidad para ambos sexos está comprendido entre 20 y 25.

En Europa, la incidencia de la obesidad está entre el 10 y el 25%. Es la segunda causa de muerte prevenible en los paises desarrollados, por detrás tan sólo de las enfermedades derivadas del consumo de tabaco. Es un factor de riesgo añadido cuando existen ciertas patologías: cardíacas, respiratorias, etc. Está asimismo en el origen o el agravamiento de muchas patologías: artrosis, diabetes, varices, hernias, etc.

En la lucha contra la obesidad es fundamental el concepto de abordaje multifactorial y a largo plazo: vida menos sedentaria, ejercicio físico, dieta equilibrada eminentemente hipocalórica, y apoyo de la farmacoterapia; con un control y seguimiento prolongados. Deben siempre rechazarse los tratamientos-relámpago que pueden causar graves desequilibrios metabólicos.

Método:

La obesidad es el resultado de un desequilibrio, habitualmente crónico, entre el aporte y el gasto energéticos, que ocasiona un balance energético positivo (= reserva energética).

La dietoterapia debe permitir el control del aporte energético. Existen infinidad de dietas.

Una dieta de adelgazamiento debe ser esencialmente hipocalórica, es decir que aporte menos calorías de las que pudieran calcularse como necesarias para la vida y actividades de un determinado paciente. Se fundamentan en restricciones cuantitativas y/o cualitativas.

Se consideran dietas moderadamente hipocalóricas las que aportan entre 1000 y 1500 kcal/día; hipocalóricas las que aportan entre 700 y 800 kcal/día, y que siempre deben realizarse bajo estricto control médico; e hipocalóricas estrictas las que aportan entre 300 y 400 kcal/día, y que deben realizarse en régimen de ingreso.

En lo relativo a su composición, las dietas más habituales son las hipocalóricas equilibradas, es decir con un adecuado equilibrio entre hidratos de carbono, grasas y proteínas, amén de minerales, vitaminas y otros elementos esenciales; las dietas disociadas, en las que, por ejemplo, cada día de la semana se consume un solo grupo de alimentos (carnes, pescados, lácteos, verduras, etc), son asimismo dietas hipocalóricas equilibradas.
Son también muy eficaces las dietas hipocalóricas hiperproteicas, que siempre deben realizarse bajo estricto control médico; su efectividad se basa en que, amén de ser hipocalóricas y muy fáciles de realizar, generan, por sí mismas, modificaciones metabólicas efectivas en el control del apetito y en la reducción de los depósitos grasos, sin modificación de la masa muscular.

Las dietas pueden ser, además, parcial o totalmente sustitutivas, si se utilizan algunos o todos los alimentos en forma de preparados instantáneos.

La farmacoterapia moderna, siempre bajo el control de médicos cualificados, representa un apoyo fundamental en los tratamientos de reducción ponderal: desde la fitoterapia (plantas medicinales, como la alcachofa, la cáscara sagrada, la garcinia, la pasiflora, y otras muchas, adecuadamente preparadas y combinadas) a los fármacos de síntesis. Productos básicos, como los lipolíticos o los inhibidores de la absorción intestinal de lípidos; o complementarios, como los inhibidores del apetito, los laxantes, los diuréticos, los ansiolíticos, etc.

Aunque el 70-80% del gasto energético del organismo se produce sin nuestra participación (funcionamiento de los órganos, termoregulación, etc.), es muy importante, de forma complementaria realizar ejercicio de forma regular.

Duración del tratamiento:

Es esencial comprender y aceptar el carácter de cronicidad que, salvo excepciones, tiene la obesidad. Se sustenta en aspectos genéticos y constitucionales, en modificaciones de las conductas alimentarias, en la tendencia a un preocupante sedentarismo. Se investiga en relación a aquellos y se intenta reorientar estas.

Sin embargo, por el momento, todos los autores coinciden en la necesidad de establecer pautas terapéuticas a largo plazo; y controles y seguimiento prolongado, aún después de haber conseguido la reducción ponderal deseada.

En términos generales, con una dieta hipocalórica equilibrada, realizada en régimen ambulatorio, se considera aceptable una pérdida de peso de 1 a 2 Kgrs por semana; con una dieta hiperproteica, también en régimen ambulatorio, se pueden conseguir pérdidas de 3 a 5 Kgrs por semana.

Inconvenientes:

El principal inconveniente es la necesidad de un escrupuloso respeto de las pautas terapéuticas establecidas: cantidades, calidades, restricciones, horarios, fármacos, conductas, etc.

Toda transgresión “va a pasar factura”, porque el organismo tiene una natural tendencia al ahorro y la reserva energética.

Será siempre precisa una reeducación alimentaria para lograr la estabilidad de los resultados.

Comentario:

Visto que el sobrepeso y la obesidad sobrepasan, por sus consecuencias en la salud integral de las personas, el ámbito de lo puramente estético, y que, en muchos casos, se corresponden con errores en los hábitos, se hace preciso siempre el consejo higiénico-dietético preventivo.

Cuando aparezcan habrá de recurrirse a la dietoterapia, la farmacoterapia y otros tratamientos complementarios (electroterapia, liposucción, fisioterapia, etc.); y, en algún caso, incluso a la cirugía más radical (gastroplastias).

En razón de la cronicidad del proceso será preciso, además y en muchas ocasiones, un apoyo psicológico, que el médico y cirujano cosmético siempre estará en disposición de proporcionar.

Esclerosis vascular

Indicaciones:

Una variz es, por definición, la dilatación anormal de una vena. Amén del inestetismo que representa, puede originar graves complicaciones: flebitis, trombosis, úlceras, manchas en la piel, etc.

Por factores genéticos y constitucionales, por un proceso involutivo fisiológico, y por la concurrencia de algunas situaciones o enfermedades (embarazo, tabaquismo, etc.) cualquier vena, fundamentalmente las de las extremidades inferiores (por el factor de la gravedad que incide en la bipedestación de los humanos), puede dilatarse.

La esclerosis vascular ha sido, hasta hace poco, el tratamiento ideal de las pequeñas varices (menos de 1 ó 2 milímetros de diámetro, y apenas palpables bajo la piel), arañas vasculares, filamentos “tipo escoba”, etc.; fuera cual fuera su localización.

Con el desarrollo de nuevos procedimientos y tecnologías, que describiremos, hoy se puede decir que practicamente todas las varices pueden ser eliminadas mediante escleroterapia.

Método:

En todos los casos, la esclerosis vascular consiste en la producción de una reacción inflamatoria controlada en las paredes internas de la vena dilatada, con fibrosis y proceso cicatricial secundarios, que van a determinar obliteración y, por lo tanto, desaparición de la variz como tal.

Existen diversos procedimientos para la esclerosis vascular:

  • Esclerosis química: inyectando un líquido, llamado esclerosante, cuyas características o propiedades provocan la reacción mencionada; existen muchos tipos de esclerosantes químicos.
  • Crioesclerosis: inyectando esos mismos esclerosantes, convenientemente preparados, a temperaturas inferiores a -30ºC; se asocia así el efecto esclerosante del frío, con menor dosis de producto y menor reacción inflamatoria.
  • Esclerosis con espuma: inyectando los esclerosantes en forma de espuma, mediante su manipulación físico-química. Se consigue mayor contacto, y por consiguiente mayor efecto, de las moléculas del esclerosante con las paredes vasculares, por desplazamiento íntegro (y no por dilución) de la sangre en la variz.
  • Electroesclerosis: utilizando corrientes de diferentes características pero de muy baja intensidad, para lograr la electrocoagulación. En los procedimientos más sofisticados, la corriente se transmite a través de una solución que se inyecta simultáneamente.
  • Fotoesclerosis: utilizando energías lumínicas muy especiales (láser y otras), para lograr la coagulación y colapso de las paredes vasculares.

Todos los procedimientos son igualmente efectivos; es una cuestión de indicación específica, que sólo el médico y cirujano cosmético puede realizar para cada caso concreto, y de su adecuado manejo.

Tratamiento:

En la esclerosis química clásica, en la crioesclerosis y en la esclerosis con espuma se utilizan esclerosantes clásicos, puros, diluidos o combinados adecuadamente. En cada sesión de tratamiento, se utilizan algunos centímetros cúbicos de esclerosante, que se inyectan mediante una aguja muy fina y que se distribuyen en uno o varios trayectos varicosos.

En la electroesclerosis se utilizan corrientes de baja intensidad, que se transmiten directamente a la pared vascular mediante una aguja-electrodo, o a través de una solución química inyectada al mismo tiempo.

En la fotoesclerosis, los diferentes equipos utilizados emiten sus energías a través de cabezales, sin que, en muchos casos, sea necesario el contacto con la piel.

Según la extensión del proceso y el procedimiento escogido, el tratamiento se resuelve en una o varias sesiones; en este segundo caso, se suele realizar una sesión semanal para cada pierna, hasta completar el tratamiento.

Después de cada sesión se puede colocar un vendaje compresivo en la zona tratada, durante 24-48 horas, que puede retirarse las veces que sea necesario para realizar la higiene corporal o aplicar algún producto tópico que haya sido prescrito.

Duración del tratamiento:

Según el procedimiento, una sesión puede durar de quince a sesenta minutos.

Inconvenientes:

Durante el tratamiento, las molestias son mínimas: el pinchazo producido por una aguja muy fina y algo de escozor al inyectar el esclerosante, una pequeña descarga eléctrica en electroesclerosis, o una pequeña sensación térmica en fotoesclerosis.

Después de cada sesión y durante todo el tratamiento, debe evitarse la exposición solar de las zonas tratadas.

Como consecuencia de una imprevisible respuesta inflamatoria exagerada, de la actuación de los esclerosantes fuera de la luz vascular y/o de la extravasación de pigmentos hemáticos (hemoglobina) pueden aparecer manchas cutáneas en las zonas tratadas; lo mejor será su prevención, evitando si fuera posible esas circunstancias, pero en caso de presentarse serán tratadas con cremas especiales y peelings.

Pueden producirse reacciones alérgicas, incluso graves.

Según el procedimiento y las dosificaciones (de producto o energéticas) escogidas, siempre cabe la posibilidad de una insuficiencia de resultados, que hará necesarias nuevas sesiones de tratamiento, o el recurso a procedimientos más agresivos.

Hay que aceptar que, en principio y con el tiempo, cualquier variz esclerosada puede recanalizarse, aunque lo habitual es que las que aparezcan correspondan a otras venas dilatadas en el mismo territorio.

Comentario:

Es un tratamiento excelente para las pequeñas varices y varicosidades. Si existen varices muy gruesas, troncos venosos principales implicados o perforantes (comunicaciones entre los sistemas venoso superficial y profundo) importantes afectadas, lo cual no es infrecuente, cabe pensar, porque puede resultar necesario, en su tratamiento quirúrgico previo, mediante flebectomía.

En la ocasión del reconocimiento clínico previo al tratamiento de cualquier tipo de varices, el médico y cirujano cosmético va a realizar un conjunto de exploraciones para detectar la posible presencia de una insuficiencia venosa importante o enfermedad vascular, que pudiera requerir la participación del flebólogo o del cirujano vascular; una vez más nos encontramos frente al desarrollo de una medicina preventiva, que resulta fundamental.

En este sentido, es importante señalar que aún frente a la presencia de incipientes o pequeños signos de insuficiencia venosa, el médico y cirujano cosmético no va a desdeñar la oportunidad de prescribir todo un conjunto de medidas higiénico-dietéticas y farmacológicas, con carácter preventivo.

Mamoplastia de aumento

Indicaciones:

Insuficiencia subjetiva del tamaño de las mamas, de tipo constitucional o adquirido (post-parto, adelgazamientos importantes, etc). También, en casos de ptosis o descolgamiento moderados, cuando se estime que la simple inclusión de unas prótesis puede corregir el problema por relleno de los tejidos. Leer más

Fotodepilación

Indicaciones:

Depilación rápida y duradera, mediante el empleo del láser y otros tipos de energía lumínica intensa.

Método:

Consiste en la aplicación de ese tipo de energía lumínica, en la superficie cutánea, específicamente sobre las zonas que se quieren depilar. Leer más

Lifting de la mirada

Indicaciones:

Envejecimiento facial a expensas de la región periocular: mirada triste, cansada, etc

Método:

Consiste en la elevación, por tracción cutánea, de la cola de la ceja.

Tratamiento:

El tratamiento puede practicarse bajo anestesia simplemente local. Leer más

Melasma

El melasma es una pigmentación facial adquirida de color marrón o agrisada que primariamente afecta a las mujeres y a menudo a aquellas de tez más oscuras.

Las manchas, áreas irregulares pigmentadas, aparecen en el rostro y ocasionalmente en el cuello.

La causa precisa del melasma es desconocida, pero los siguientes factores conocidos contribuyen a ella: genética, exposición al sol, embarazo, anticonceptivos orales, cosméticos, y drogas que contienen agentes tóxicos tales como medicación anticonvulsiva.

Leer más

Liposucción – Lipoescultura

Indicaciones:

Acúmulos localizados de grasa (lipodistrofia), con alteración de la forma y silueta corporales; cualquiera que sea su localización: caderas, abdomen, muslos, rodillas, tobillos, brazos, cuello, cara, etc.

En ningún caso debe plantearse como el tratamiento principal de la obesidad, o de la celulitis generalizada.

Método:

En la mayoría de ocasiones, se realiza bajo anestesia puramente local y discreta sedación. A criterio facultativo, puede también practicarse bajo anestesia general o peridural; resulta imperativo en la necesidad de remoción de grandes volúmenes de grasa.

Se realiza un diseño previo, sobre la piel del paciente, de las zonas a tratar: sus contornos, los lugares de mayor o menor acumulación, etc.

Pequeñas incisiones, de no más de unos milímetros y realizadas en los lugares menos visibles, permiten acceder a los acúmulos grasos con cánulas de dos, tres o cuatro milímetros de diámetro. Con ellas, en conexión a un aspirador eléctrico o a una jeringa en la que se ha practicado el vacío, se procede a la lipoaspiración.
Es una labor delicada y artesanal, que tiene como misión vaciar, pero también regularizar y armonizar los volúmenes y las formas.

En la actualidad, existen diversos procedimientos que permiten hablar de liposucción asistida:

  • Lipoescultura ultrasónica: utilizando una emisión de ultrasonidos en la punta de las cánulas; esta energía tiene, como principal característica, un selectivo efecto destructor de los adipocitos.
  • Lipoescultura con cánulas mecanizadas: utilizando micro-motores que proporcionan movimiento de vaivén a las cánulas acopladas; las principales ventajas del sistema son la mayor precisión y rapidez en el gesto quirúrgico, y el menor traumatismo de los tejidos, con menos fatiga del cirujano.
  • Electrolipoescultura: utilizando diferentes tipos de corrientes en la punta de las cánulas, con efecto lipolítico.

Al finalizar la liposucción, un punto de sutura permite cerrar cada una de las incisiones practicadas; en ocasiones, una simple tira adhesiva. Habitualmente se aconseja la utilización de una prenda de compresión (faja, panty,…), durante unas semanas.

Si la anestesia ha sido estrictamente local, el paciente regresa inmediatamente a su domicilio. Puede ducharse libremente a partir de las venticuatro horas; y reincorporarse a sus actividades habituales a las venticuatro o cuarenta y ocho horas. Los puntos de sutura, si los hay, se retiran al cuarto o quinto día.

Es muy conveniente practicar drenaje linfático manual, dos o tres veces por semana, durante un mes. Actualmente se realizan precozmente técnicas de amasamiento mecanizado, para una mejor remodelación y reafirmación de las zonas aspiradas.

Tratamiento:

En régimen ambulatorio, bajo anestesia local, en cada sesión, y en función de su volumen y extensión, se aspiran tantas zonas corporales como sea posible anestesiar adecuadamente, sin sobrepasar la dosificación recomendable de los anestésicos utilizados. Por ejemplo, es habitual tratar, en la misma sesión, las dos caderas y las dos rodillas, el abdomen y las dos zonas lumbares, los dos muslos y las dos rodillas, etc.

Con ingreso, bajo anestesia peridural o general pueden aspirarse más zonas o más volumen en la misma sesión.

Duración del tratamiento:

Una sesión suele durar entre una y cuatro horas.

Inconvenientes:

Mediante la preparación y la técnica adecuadas, las complicaciones son prácticamente inexistentes.

Se aconseja reposo relativo (estar por casa) durante venticuatro horas, para evitar el dolor postoperatorio y favorecer la rápida resolución de la inflamación.

Los hematomas, si aparecen, se resuelven espontáneamente en siete o diez días.

Un cierto grado de endurecimiento subcutáneo en las zonas aspiradas puede persistir durante varios meses, así como una discreta pigmentación ocre de la superficie cutánea.

El resultado final sólo puede valorarse transcurridos de 3 a 6 meses.

Comentarios:

Con las mejoras técnicas y de materiales introducidas en los últimos años, la liposucción-lipoescultura proporciona excelentes resultados y, sobre todo, definitivos.

Aunque cierto es que la calidad del resultado final depende de ciertos factores insoslayables: edad del paciente, calidad de la piel, volúmenes a eliminar, estado circulatorio, respeto del protocolo postoperatorio (prenda de compresión, drenajes o masajes, etc.) y otros.

En ocasiones es necesario un retoque o re-intervención programada, para conseguir el resultado óptimo; en ocasiones es imprescindible, cuando los volúmenes a extraer son muy grandes y/o la piel muy fláccida, para permitir a ésta la máxima recuperación posible.

Resultando ser el tratamiento óptimo y único de los acúmulos localizados de grasa, las más de las veces constitucionales y que no responden a otros tratamientos, se aconseja practicarla lo más precozmente posible, en evitación del progresivo deterioro de la piel (distensión y flaccidez secundaria), y para disfrutar, cuanto antes, de sus beneficios estéticos.

En adolescentes acomplejadas por defectos, aunque mínimos, de su silueta corporal, es muy conveniente practicarla en evitación de disfunciones psicológicas, que pudieran estar en el origen o agravar un transtorno del comportamiento alimentario (anorexia nerviosa y bulimia).

Otoplastia

Indicaciones:

Las indicaciones estéticas fundamentales de la otoplastia son la corrección de las orejas despegadas y de los desgarros traumáticos del lóbulo, estos últimos producidos habitualmente por los pendientes.

Método:

En ambos casos se trata de procedimientos quirúrgicos, que pueden realizarse bajo simple anestesia local y analgesia-sedación.

Leer más

Mesoterapia

La mesoterapia es una técnica de inyección intradérmica indolora que se utiliza principalmente para el tratamiento de la celulitis y la obesidad localizada. Se realiza mediante inyecciones en la zona afectada y consigue muy buenos resultados.

Los fármacos utilizados son homeopáticos, de manera que se evita cualquier posible reacción alérgica local o sistémica. Con esta técnica se logran tres acciones fundamentales: Leer más

Psoriasis

La psoriasis no es una simple erupción cutánea, sino una enfermedad que puede llegar a ser dolorosa y debilitante y que afecta al desarrollo de las actividades cotidianas.

Está provocada por el funcionamiento defectuoso del sistema inmunitario que provoca un exceso de producción de células cutáneas, las encargadas de reponer las capas de piel, en constatante renovación.

Este exceso llega a alcanzar un nivel de sustitución hasta siete veces superior al normal, dando lugar a las características placas de la enfermedad, que adoptan la forma de manchas rojas resaltadas cubiertas de descamaciones.

Además, el exceso de producción de células también produce la infiltración de glóbulos blancos (células T) en la piel. Las lesiones suelen localizarse en el tronco, los codos, las rodillas, el cuero cabelludo y las ingles.

Causas:
Aunque se desconoce el origen concreto de la enfermedad, sí se sabe que es una enfermedad genética.
De hecho, se ha localizado el gen cuya alteración influye en la aparición de la patología.

Tipos:
Existen muchos tipos de psoriasis, aunque los especialistas prefieren hablar de distintas formas de presentación de la enfermedad.

Se puede clasificar según su gravedad, su forma y el patrón de las escamas.

  • Psoriasis leve: cubre un 2 por ciento o menos de la piel del cuerpo. Suelen ser placas aisladas localizadas en rodillas, codos, cuero cabelludo, manos y pies. El tratamiento es de uso tópico (cremas, lociones, champús).
  • Psoriasis moderada: cubre entre el 2 y el 10 por ciento de la superficie corporal. Puede aparecer en brazos, piernas, tronco, cuero cabelludo y otras áreas. Tratamiento de uso tópico y fototerapia. En algunos casos puede incluir también terapia farmacológica.
  • Psoriasis grave: cubre más del 10 por ciento de la piel del cuerpo. Suele tratarse con fototerapia y medicaciones orales. Según la forma y patrón de las escamas
  • Psoriasis en placas: conocida como ‘psoriasis vulgaris’. Esta es la forma más típica de la enfermedad (un 80 por ciento de los casos se corresponden con este tipo). Las escamas que forman la cúspide de la placa se componen de células muertas, que se desprenden de las placas. Otros síntomas también incluyen dolor y picor en la piel, así como resquebrajamientos.
  • Psoriasis en guttata o gotular: este tipo se manifiesta como pequeñas gotas rojizas en la piel. Son lesiones que aparecen en el tronco y las extremidades y a veces en el cuero cabelludo. No son tan gruesas como las de la psoriasis en placas. Puede estar causada por algún tipo de infección y suele aparecer durante la infancia.
  • Psoriasis inversa (en pliegues): aparece en axilas, ingles, bajo las mamas y en los pliegues de genitales y nalgas. Este tipo aparece en pieles lisas y secas, en forma de enrojecimiento e inflamación, pero no de escamas. La psoriasis inversa es especialmente propensa a la irritación por el roce y el sudor, por eso las personas obesas tienen más problemas.
  • Psoriasis eritrodérmica: es un tipo inflamatorio de la psoriasis que suele afectar a la mayor parte del cuerpo. Se caracteriza por un enrojecimiento de la piel muy acusado y agresivo. Es poco frecuente. Dentro de este grupo se encuentra la forma seca y la húmeda o edematosa (más severa).
  • Psoriasis pustular generalizada: también llamada psoriasis pustular de Von Zumbusch. Es muy poco común y se manifiesta con grandes áreas de la piel enrojecidas, que duelen y producen pústulas. Cuando estas pústulas se secan vuelven a aparecer de forma cíclica.
  • Psoriasis pustular localizada: cuando las pústulas sólo aparecen el manos y pies.

Tratamientos de la Psoriasis:

El tratamiento de la psoriasis depende de cada paciente y el tipo de la enfermedad que tenga.

A pesar de que no existe cura para esta enfermedad, sí se puede mantener totalmente controlada.